Semana 4 Viernes

«Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.» (Lucas,1, 78- 79).

Mañana

Santificá Madre en esta mañana mi lugar de trabajo y transformalo en un santuario fértil y acogedor de santificación de mi vida diaria. 

Con alegría quiero sumergir y vivir nuevamente al Señor en mi alma y caminar mi auténtico camino, sabiendo, como dice León Felipe, que:

“Nadie fue ayer,

ni va hoy, 

ni irá mañana

hacia Dios

por este mismo camino

que yo voy.

Para cada hombre guarda

un rayo nuevo de luz el sol …

y un camino virgen

Dios.”

Quiero ser portador de Jesús en mi trabajo, despierto y vivo como el buen samaritano, que no tuvo prejuicios y abrió su corazón para acoger y atender a un extranjero, estando de viaje. 

¿Cuántos «extranjeros» me rodean Señor ? ¿Cuántas veces paso de largo por considerar que estoy «de viaje» ensimismado por mis preocupaciones ?    

Quiero estar atento a mis necesidades y a las de quienes trabajan a mi lado, a sus dolores, penas y dificultades. Que encuentren en mí un refugio y un camino de esperanza. Que pueda  acompañar, alivianando el peso de la carga, con alegría y fortaleza.  

Medio día

Silenciá Señor mi mente, mis voces internas,  pensamientos, proyecciones y prejuicios, para que pueda escuchar tu voz, en medio de la velocidad y la prisa de esta jornada laboral. 

Aquietá mi ritmo, mi pulso y mis ansias. Serename y dame la frescura de lo nuevo y la paz de tu compañía. 

Que no me oculte detrás de la agitación y la vanidad del dinero, para eludir la verdad profunda de mi vida. ¿Qué aporto Señor para que los bienes materiales sean un puente y no una distancia entre los hombres?      

Dame de tu luz para juzgarme con amor y perdonarme con misericordia mis faltas e incoherencias en mi vida y mi trabajo.

 

Tarde

Enseñame a vivir Madre cada día de tal manera, que pueda liberarme de mis egoísmos y ataduras; que mi desprendimiento me lleve a vivir ligero de equipaje pero atento a mis necesidades y a las de quienes me rodean. 

Gracias por todos los bienes recibidos en esta semana y particularmente por ……….. Dame reposo en tu protección. 

Te entrego todas mis luchas, desvelos y proyectos. Enseñame a ir más despacio, saboreando la vida.

Vuelvo a tu santuario, en donde me entrego sin reservas a tu voluntad y a la de la Santísima Trinidad. Amén.

Artículos relacionados

Viernes 24 de junio

«Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el Sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz.» (Lucas,1, 78- 79). Mañana Santificá Madre en esta mañana mi lugar de trabajo y transformalo en…

Semana 4 Lunes

«Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora.» (Lucas, 1, 46-48). Mañana Padre, quiero unirme a vos en esta mañana y alabarte con todo mi espíritu, afecto y cuerpo. Que me sienta amado por vos,…

Semana 4 martes

«Vayan y aprendan qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios.» (Mateo, 9, 13) Mañana Espíritu Santo, sos el alma de mi alma y el soplo de mi aliento. Iluminame, fortificame, guiame y consolame en este día de trabajo, para descubrir y vivir mi misión y proyecto de vida. Que el ambiente competitivo del trabajo…

Miércoles 29 de junio

«No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbe los consumen. […] Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón.» (Mateo,  6, 19, 21). Mañana Padre, gracias por la mañana que despierta y me llama a alabarte. Abrí mi corazón para encontrarte en mis compañeros de trabajo. Quiero reconocerte y caminar…

Semana 3 Lunes

«Mi alma canta la grandeza del Señor, y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, mi Salvador, porque él miró con bondad la pequeñez de su servidora.» (Lucas, 1, 46-48).