• Ernesto Carlos Amador

    Miembro
    18/11/2022 en 11:57

    Una de las formas que a nosotros nos ha servido es siempre mantener un buen nivel de patrimonio que nos permita mantenernos durante las épocas difíciles también mantener una muy buena relación con los bancos o formas alternas de financiamiento. Me parece que en América Latina, especialmente en empresas medianas y pequeñas como la nuestra, hay una aversión al endeudamiento, ya que se cree que el pago de intereses es un gasto que merma la utilidad, pero no se mira que nos puede dar suficiente flujo de caja en dificultades o nos permite mayor inversión que genera mayor crecimiento, utilidades y al final un mejor patrimonio. Pensar que una empresa sin buen endeudamiento a largo plazo pueda crecer es una utopía.

    Siempre poner a los colaboradores como última instancia de reducción de costos como dice Héctor es una realidad.

    La fórmula ganadora es pedirle a Dios que nos ayude a administrar bien su empresa cuidando de sus colaboradores y El nos responde con una generosidad impresionante.

    FPDP en acción!